1.11.13

-Nuestro cuerpo no es una zona de guerra-


Recuerdo que cuando era adolescente, mi mejor amiga y yo teníamos la idea de publicar un libro llamado “La gorda y yo”. Nuestro punto de partida era la idea de que convivían adentro nuestro dos personas: quienes éramos en realidad y La Gorda, esa que nos hacía seguir comiendo cuando queríamos parar y prefería quedarse sentada mirando una novela que salir a correr a la plaza. Nuestra vida era una pelea constante por el control, donde a veces nosotras ganábamos la batalla pero generalmente La Gorda nos llevaba ventaja.

A lo largo de los años encontré muchas otras mujeres que también compartían esta idea de tener una mujer flaca atrapada dentro del cuerpo de La Gorda. Una conocida solía decir que tenía “gustos de flaca en cuerpo de gorda”. Y es que nuestra sociedad nos condiciona a pensar que todos tenemos un cuerpo delgado de base, y a partir de ahí nos vamos “deformando” (piensen en el término sobrepeso: indica que nuestro peso está sobre el establecido arbitrariamente para nuestra altura). Pero la verdad es que no todos tenemos un cuerpo delgado de base. Muchas veces nuestra genética indica que nuestro cuerpo es gordo, más allá del estilo de vida que elijamos llevar. Este es mi caso: yo soy gorda desde que nací y toda mi vida fui gorda, igual que mi mamá y mi abuela antes de ella.


Por supuesto que esta realidad no es algo que en general aceptemos tan fácilmente. Yo pasé 28 años en guerra con mi cuerpo, con La Gorda, a veces con más éxito que otras. Cuando tenía 18 años, llegué a mi peso ideal. Me veía en el espejo y no podía creer que ese era mi cuerpo. ¿Y saben qué le dije a mi amiga? Que me sentía como una gorda atrapada en el cuerpo de una flaca. Irónico, ¿no?

La cuestión es que, por más que queramos reconocerlo o no, no tenemos dos personas dentro nuestro, sólo estamos nosotras. Nuestras elecciones, nuestros gustos, no son “de gorda” o “de flaca”, son nuestros. Y recién cuando hacemos las paces con este hecho y ondeamos nuestra bandera blanca es que comenzamos a lograr algún tipo de paz interior. Mi cuerpo no es un campo de guerra entre La Gorda y La flaca, es solamente hogar de una persona: yo. Y eso es más que suficiente.


Cuéntenme, ¿alguna vez se sintieron como si dos personas convivieran dentro suyo? ¿Cómo lo manejaron?


Besos,

-Gi-

4 comentarios:

  1. Paula - Buenos Aires28 de enero de 2015, 14:27

    ¡Qué interesante el concepto reversible de la gorda y la flaca que en realidad son una! Más de una vez dije que soy una anoréxica al revés. Ellas tienen un exterior flaco y en su cabeza una imagen corporal de más peso, yo en mi cabeza no tengo un día más de 26 ni un kilo más de ... no sé ... poquitos, aunque mi dni y la balanza digan otra cosa.. ;)

    ResponderEliminar
  2. Jajaja... suele pasar Pau, lo de vernos de una forma y sentirnos de otra. Creo que encontrar la armonía con nosotras mismas es una de las cosas más difíciles que nos toca hacer, y a veces nos lleva toda la vida!!

    ResponderEliminar

nRelate Posts Only